Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Charlotte Cooper Fuente: Archivo

Charlotte Cooper, la primera campeona olímpica

La tenista inglesa Charlotte Cooper (1870-1966) fue pionera en los Juegos de París de 1900. Ganó el campeonato de Wimbledon en cinco ocasiones y se convirtió en la primera mujer en lograr el título olímpico. A pesar de su impacto histórico en el deporte, su historia no es tan conocida.

Charlotte fue una enamorada del deporte desde muy pequeña, especialmente del tenis. ¿Quién le habría dicho en aquel entonces que se convertiría en una figura clave para abrir camino en el tenis femenino a nivel mundial?

Los logros de Charlotte ‘Chattie’ Reinagle Cooper en el mundo del tenis comenzaron en 1893, cuando obtuvo su primer título absoluto en el Club de Ilkley. Para seguir progresando y perfeccionándose en esta disciplina, Chattie, apoyada por sus padres, se convirtió en miembro del club de tenis de su localidad natal, el Ealing Lawn Tennis Club, donde realmente perfeccionó su juego.

Charlotte Cooper | Fuente: Archivo

Su progreso como tenista en el Ealing Lawn Tennis Club fue tan notable que, solo dos años después, en 1895, logró competir en el campeonato de Wimbledon y obtener su primer título individual a los 25 años de edad.

Un revés le hizo alzarse con la victoria en Wimbledon

A pesar de la dulce victoria que saboreó en 1895, un año después, la tenista sufrió un golpe duro al perder audición en un oído debido a una infección. Sin embargo, este revés no la apartó de la pista; Cooper lo vio como una oportunidad para potenciar sus habilidades, logrando concentrarse más en el juego. Esta entrega, aplaudida por muchos, la llevó a conquistar el título de Wimbledon en 1896 y a sumar su tercer triunfo en 1898.

Charlotte Cooper | Fuente: Archivo

Su talento la condujo a los Juegos Olímpicos de París en el año 1900, los cuales marcaron un hito al permitir la participación de mujeres por primera vez. En este contexto, quedó inmortalizada al ser la pionera en conquistar un título olímpico, y no fue el único. Esta hazaña volvió a vivirse en 1904 durante los Juegos Olímpicos de San Luis.

Además de ser una gran tenista en las categorías individuales, también triunfó en la categoría de dobles mixtos, formando un imbatible dúo con su compañero Reginald Doherty.

Un descanso de la pista de tenis

Charlotte se tomó un breve descanso de la pista de tenis en 1901, año marcado por la formalización de su matrimonio con Alfred Sterry y la conquista de su cuarto título en el campeonato de Wimbledon.

No fue hasta 1908 cuando la inglesa regresó al deporte, contando entonces con unos treinta y siete años. Cooper logró batir un récord que aún perdura en la actualidad: se aseguró el último título de Wimbledon y, además, lo hizo siendo la persona de mayor edad en alzarse con el premio.

En 1912, a los cuarenta y un años, la tenista aún se encontraba entre las mejores, llegando a la final de Wimbledon. A lo largo de su carrera, que abarcó desde 1893 hasta 1917, participó en veintiuna ediciones del famoso campeonato, disputando un total de 11 finales y logrando 5 victorias.

Su trayectoria estuvo marcada por esfuerzo y amor por el tenis. Compitió hasta los cincuenta años, participando incluso en diversos campeonatos, y su legado ha perdurado. Su hija Gwen destacó en el equipo de la Wightman Cup del Reino Unido y compitió ocho veces en Wimbledon. La carrera épica de Charlotte Cooper estuvo plagada de grandes logros, pero ninguno de ellos habría sido posible sin su esfuerzo y dedicación.

Desde Good4Good, os animamos a no rendiros y a luchar por las cosas que os apasionan. Hasta el próximo Épicas.

Comparte

Únete a nuestra Newsletter​

Recibe cada semana una selección de nuestras historias más inspiradoras.

Buscar

Contenidos

Colabora

Quiero Patrocinar

¡Buscamos Voluntarios!

Únete a nuestra Newsletter

Recibe cada semana una selección de nuestras historias más inspiradoras.