Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
cinemaparadiso-p

Cinema Paradiso: el amor por el cine une a las personas

Cinema Paradiso es una película que a pesar de no aparecer en la famosa lista de las 100 mejores películas de la historia del American Film Institute, ocupa un lugar de privilegio entre las películas que casi todo el mundo define como “una película preciosa”, de esas que se han hecho sitio en nuestros corazones.

Cuando se estrenó en Italia, en 1988, no tuvo una gran acogida, pero al salir al exterior la película empezó a cosechar premios de gran importancia incluido el Oscar y el Globo de Oro a la mejor película de habla no inglesa y el Gran Premio del jurado del Festival de Cannes que la catapultaron hacia la cumbre donde permanecen las obras maestras de todos los tiempos. Debido a todo ello, en Diciembre de 1989 su estreno en España fue todo un éxito con casi 1 millón de espectadores.

Cinema Paradiso gira entorno a dos personajes, dos amigos: Alfredo y Totó. Un adulto y un niño  que viven en una pequeña localidad de la Italia sumida en la Segunda Guerra Mundial, dos personas a las que une su amor por el cine. 

Alfredo (interpretado por Philippe Noiret) es el proyeccionista del cine del pueblo, el Cinema Paradiso y Totó es un niño inteligente, travieso e independiente al que su madre, viuda de guerra, persigue casi constantemente con una zapatilla en la mano.

>> “Hechizados por la magia de la pantalla contemplan otras vidas, otras formas de vivir que dan forma a sus propios sueños”

Del niño vemos su trayectoria vital hasta la edad adulta y su personaje es interpretado sucesivamente por Salvatore Cascio, de niño, Marco Leonardi cuando es joven y por Jacques Perrin cuando el pequeño Totó ya se ha convertido en un gran cineasta que vive lejos del pueblo, en Roma. 

Esta amistad se forja bajo las bobinas de película que giran en la pequeña sala de proyecciones del Paradiso. Y es allí donde el pequeño Totó aprende a ver la trastienda del cine, lo que el espectador no ve desde la butaca, esa sala donde el celuloide huele y se toca con los dedos y una película se puede ver fotograma a fotograma, insertada en una cinta que se corta y se empalma para contar mil y una historias.

Y Totó le pide a Alfredo los desechos de película que abundan por la sala, trozos que contienen todas las escenas que el cura del pueblo ha censurado, pues considera que atentan contra la moral y Alfredo no ha tenido más remedio que cortar a causa de la ley, que es el párroco. 

Y así es como los habitantes del pueblo son privados de todos los abrazos, los besos y las escenas de amor y de pasión de cada película que llega al pueblo. Y el público en la sala, cuando detecta ese corte grotesco que produce la mano del cura, protesta, grita y patalea y Totó y Alfedo se miran y ríen con complicidad y resignación.

Y es así como se forja una amistad, en el interior de un cine, en cuya pantalla el pequeño contempla con ojos asombrados todo cuanto ocurre en el mundo exterior, el ficticio y el real y disfruta, llora y ríe y descubre entre otras cosas que su padre que partió a la guerra ya no volverá a casa nunca más y que si tiene un padre ese es, sin duda, su amigo Alfredo, el proyeccionista.

El talento detrás de un gran film

Y así es como Cinema Paradiso construye una hermosa historia que su director, Giuseppe Tornatore, dirige con pulcritud en su cinematografía y ejerciendo una buena dirección de actores, en un trabajo que la mano del maestro eleva al séptimo cielo con su maravillosa partitura que hoy es ya un clásico entre los clásicos, una música de la que abusa Tornatore para tocarnos el corazón, algo que sin duda logra.

Hay que destacar que uno de los temas, uno de amor, fue compuesto por Andrea Morricone, el hijo del gran compositor, por lo que juntos construyeron la banda sonora con la que consiguieron el premio David de Donatello y el BAFTA y puede que hasta el Oscar que la película consiguió sea también en buena parte mérito suyo, porque si esta es una película conmueve es también a causa de su música.

Cinema Paradiso es una buena historia, es un guión bien resuelto que sin adentrarse en los personajes teje una trama que maneja la nostalgia como ingrediente principal de forma convincente sin caer -casi- en excesos melodramáticos.

La mirada del espectador

Pero por encima de todo es una película de miradas, la de Alfredo y la de Totó y también la de las gentes del pueblo, todos ellos, ricos y pobres, jóvenes y viejos, locos y cuerdos, que hechizados por la magia de la pantalla contemplan otras vidas, otras formas de vivir que dan forma a sus propios sueños y les llevan a olvidar, por un momento, sus propias existencias, en una Italia que empieza a reconstruirse tras el drama que es la guerra.

Y aquí es donde la película se convierte, casi, en un maravilloso documental. Para mí, el mayor logro de su director: porque es aquí donde la cámara de Tornatore realiza su mejor trabajo y nos muestra de cerca, en el patio de butacas del Cinema Paradiso, los rostros de la gente, esos gestos y esas miradas hacia la pantalla y nos hace olvidar, por un momento y de forma paradójica, que estamos contemplando una obra de ficción.

Porque Cinema Paradiso es un canto a la amistad pero sobre todo un elogio al cine, a este séptimo arte de nuestros pecados del que hoy podemos disfrutar con todos su abrazos y besos, como le ocurre al Totó adulto en ese maravilloso montaje final con el que Giuseppe Tornatore y Ennio Morricone nos conmueven, haciendo que se nos escapen unas lágrimas visibles por todos cuando se encienden las luces de la sala en la que nos encontramos.

Por todo ello, váyanse preparando, porque Cinema Paradiso vuelve a las salas de cine el próximo día 26 de Junio.

Pepe Caraballo (Badajoz, 1966) es cineasta y guionista de cine documental, publicidad y artes escénicas. También realiza exposiciones como video artista. Ha sido profesor en diferentes centros de estudios y colabora en revistas y foros del sector audiovisual. Ha escrito y dirigido largometrajes documentales como “El bosque modelo de Urbion” (2008), “El Parque Nacional de Guadarrama” (2009) o “Planet Earth” (Loro Parque Tenerife) (2011), entre otros trabajos audiovisuales y publicitarios.

Comparte

Únete a nuestra Newsletter​

Recibe cada semana una selección de nuestras historias más inspiradoras.

Buscar

Contenidos

Colabora

Quiero Patrocinar

¡Buscamos Voluntarios!

Únete a nuestra Newsletter

Recibe cada semana una selección de nuestras historias más inspiradoras.