Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
pexels-pixabay-45205

Descubre el internet de la naturaleza; el micelio

Todos conocemos los hongos y las setas que se encuentran en la naturaleza pero, ¿sabías que entre ellos se generan interconexiones que son capaces de transportar nutrientes e incluso regular el clima?

¿Qué es el micelio?

Micelio

El micelio es una estructura fundamental en el ciclo de vida de los hongos. Se compone de una red de filamentos muy delgados y ramificados llamados hifas. Estas hifas son las encargadas de absorber nutrientes del entorno y transportarlos a través del micelio para el crecimiento y desarrollo del hongo.

El micelio se encuentra típicamente bajo tierra, en descomposición de materia orgánica, en simbiosis con plantas (micorrizas) o incluso en algunos casos formando estructuras visibles como los cuerpos fructíferos que conocemos como setas o champiñones. Estos cuerpos fructíferos son la parte reproductiva del hongo, y su propósito es producir y liberar esporas para la reproducción.

¿Por qué es importante?

El micelio juega un papel crucial en el ecosistema, ya que contribuye a la descomposición de la materia orgánica, liberando nutrientes que luego pueden ser reutilizados por otras plantas y organismos. También puede formar asociaciones simbióticas beneficiosas con las raíces de las plantas, mejorando la absorción de nutrientes y agua para ambos.

  1. Descomposición y Ciclo de Nutrientes: El micelio juega un papel esencial en la descomposición de la materia orgánica en los ecosistemas. Los hongos descomponedores descomponen la materia muerta, liberando nutrientes como nitrógeno y fósforo en formas que pueden ser utilizadas nuevamente por las plantas y otros organismos. Esto contribuye a mantener el ciclo de nutrientes en la naturaleza.
  2. Simbiosis con plantas: Muchos hongos forman asociaciones simbióticas con las raíces de las plantas, conocidas como micorrizas. Estas relaciones mutualistas mejoran la absorción de nutrientes y agua para las plantas, mientras que los hongos obtienen carbohidratos producidos por las plantas. Esto es crucial para la salud y el crecimiento de las plantas en diversos ecosistemas.
  3. Biorremediación: Algunos tipos de hongos son capaces de degradar compuestos tóxicos y contaminantes en el suelo, agua y aire. Esta propiedad se utiliza en procesos de biorremediación para limpiar entornos contaminados, convirtiendo sustancias nocivas en compuestos más seguros y menos perjudiciales.
  4. Alimentación: El micelio tiene usos culinarios y nutricionales. Por ejemplo, el tempeh es un producto alimenticio tradicionalmente obtenido a partir de la fermentación del micelio de ciertos hongos en granos. También se están explorando técnicas para cultivar micelio de manera sostenible como fuente de proteínas y otros nutrientes en la dieta humana.
  5. Materiales Sostenibles: El micelio puede ser cultivado en formas controladas para crear materiales biodegradables y sostenibles. Se ha investigado su uso en la fabricación de empaques, aislantes, tableros y otros productos, lo que podría reducir la dependencia de materiales plásticos no biodegradables.
  6. Investigación Científica: El estudio del micelio y su función en los ecosistemas proporciona información valiosa para entender cómo los hongos interactúan con otros seres vivos y su impacto en la biodiversidad y el equilibrio ecológico.
  7. Potencial Medicinal: Algunos hongos productores de micelio contienen compuestos bioactivos con propiedades medicinales potenciales. Por ejemplo, se investiga el uso de ciertos hongos medicinales en la producción de compuestos que podrían tener propiedades antibióticas, inmunomoduladoras y anticancerígenas.

Investigaciones en España sobre el micelio

En una ermita de Aguaviva, una localidad de Teruel, Sergio Mesa ha creado junto con sus compañeras un laboratorio al que han bautizado como BIVO.

En este laboratorio investigan las propiedades de las hifas para la elaboración de materiales 100% vegetales que tienen «propiedades de aislamiento tanto térmico como acústico, absorción del impacto y buena resistencia a la compresión» indicó Sergio en una charla TED.

Por tanto, podemos decir que el micelio es esencial para la salud de los ecosistemas, la producción de alimentos, la sostenibilidad ambiental y la investigación científica en varios campos. Su versatilidad y sus propiedades únicas hacen que sea un componente valioso tanto en la naturaleza como en aplicaciones prácticas y tecnológicas.

Comparte

Buscar

Contenidos

Colabora

Quiero Patrocinar

¡Buscamos Voluntarios!

Únete a nuestra Newsletter

Recibe cada semana una selección de nuestras historias más inspiradoras.