pexels-troy-squillaci-2521620

Descubren nuevas reservas de agua dulce en Hawái que pueden abastecer a la población

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on google

El agua dulce acumulada en acuíferos puede tener un gran impacto ambiental. Este fenómeno se da, sobre todo, en islas volcánicas, como puede ser Hawái o, en el plano nacional, Canarias. Tras el paso de la lluvia, el líquido se queda en las rocas. Científicos locales han concluido un estudio de años de duración relacionado con un volcán en concreto: el Hualālai.

En diferentes islas del territorio americano, los expertos han encontrado menos agua dulce de lo esperado. Para resolver esa incógnita, comenzaron con una investigación a fondo desde la Universidad de Hawái. En el Hualālai hallaron nuevas reservas de agua dulce situadas bajo el fondo marino. En concreto, estos se encontraban a cuatro kilómetros mar adentro

Gran descubrimiento en Hawái

El descubrimiento significa una noticia más que positiva para el medio ambiente de la zona. Más de 3,5 millones de kilómetros cúbicos de agua, lo que se traduce en 1,4 millones de piscinas olímpicas. El resultado final dobla a lo esperado previamente. Con ello, se consigue abastecer a la población, al igual que favorecer el desarrollo sostenible y el cuidado del agua dulce. 

La creación de una nueva fuente renovable es una prioridad. Así lo explica Eric Attias, investigador del artículo publicado en la revista especializada Science Advances. “Este mecanismo puede constituirse como una fuente renovable de agua dulce alternativa en islas volcánicas de todo el mundo. En estas los impactos del cambio climático disminuyen la cantidad de agua”, declara el científico. 

Para confirmar el hallazgo, los investigadores usaron la técnica CSEM (Marine controlled-source electromagnetic) para barrer una amplia zona costera por medio de un sensor. Mediante esta técnica, se genera un campo electromagnético que mide la conductividad del agua bajo tierra, dividiéndola en salada y dulce. 

Estudio aplicable a otras islas

Las profundidades que alcanza el mecanismo son de 100 metros de agua y 500 bajo el fondo marino. Tras consolidarse en la posición, la herramienta es capaz de trazar un mapa con las reservas y corrientes de agua. El hallazgo servirá para futuras generaciones. “Esperamos que nuestro descubrimiento mejore los modelos ecológicos del futuro”, concluye Attias. 

Este estudio puede extrapolarse a otras islas volcánicas, como Galápagos o Cabo Verde, que podrían tener acuíferos subterráneos inhóspitos. Además, el hallazgo de agua siempre es una noticia positiva tanto a nivel nacional como internacional para potenciar un desarrollo sostenible.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Lo más visto

Lo último