Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
El impacto de las ciudades en nuestra salud mental.

El impacto de las ciudades en nuestra salud mental

Las personas que residen en entornos urbanos se encuentran expuestas a una
multiplicidad de factores ambientales que pueden entrelazarse e interactuar,
impactando directamente en la salud mental. El vertiginoso aumento de los trastornos
mentales ha registrado millones de casos desde 2019, avivando un intenso debate
acerca de la interrelación entre la urbanización, el bienestar y la calidad de vida.

Esta correlación se ha establecido de forma muy clara: residir en entornos urbanos se
vincula con una mayor actividad en la amígdala cerebral, un componente crucial en el
manejo del estrés y la ansiedad. Esta conexión se traduce en un aumento significativo
de trastornos como la depresión (hasta un 40%), la ansiedad (hasta un 20%) y la
esquizofrenia (el doble de riesgo), en áreas urbanas en comparación con zonas rurales.

Diversos factores urbanos, como el hacinamiento, la contaminación y el diseño mismo
de las ciudades, pueden actuar como desencadenantes de diferentes cuadros de
ansiedad. En contraste, los espacios naturales ofrecen alivio ante estas tensiones,
reduciendo así el estrés percibido.

Planificación urbana

El impacto ambiental en las ciudades, como la falta de luz natural y el acceso limitado a
áreas verdes, ejerce influencia en las emociones y el bienestar emocional. La
incorporación de zonas verdes en entornos urbanos ha demostrado ser beneficiosa al
fomentar actividades físicas y reducir el estrés. La mera exposición a elementos
naturales como el cielo, los árboles o el agua genera notables efectos fisiológicos al
disminuir la presión arterial, la frecuencia cardíaca y los niveles de cortisol.

Resulta sorprendente que apenas cinco minutos en contacto con áreas verdes generen
una notable reducción del estrés, según varias investigaciones recientes. Estos
hallazgos refuerzan la importancia de incorporar más espacios naturales en la trama
urbana para mejorar la salud mental de los habitantes.

Sin embargo, abordar este complejo desafío en entornos urbanos requiere la
participación tanto de profesionales en psicología y neurociencia como una exhaustiva
revisión de la planificación urbana. Esta colaboración interdisciplinaria resulta decisiva
para diseñar ciudades que fomenten la salud mental mediante entornos protectores.
Esto implica reconsiderar el diseño urbano, aumentar la presencia de áreas naturales y
buscar soluciones que reduzcan el estrés en la vida diaria.

Por otro lado, nos adentramos en el aspecto de la economía urbana. Desde los primeros
asentamientos humanos, la densidad poblacional en las urbes ha sido el epicentro del
comercio, una tendencia que ha evolucionado con el tiempo. Las economías urbanas
modernas están intrínsecamente vinculadas al comercio global y a los flujos
financieros.

La adquisición de áreas residenciales por parte de entidades extranjeras y eventos
distantes que afectan los precios locales son ejemplos claros de esta interconexión.

Es crucial que las ciudades adopten estrategias inteligentes que posicionen sus
economías en beneficio colectivo de sus habitantes. Esto implica preservar el entorno,
mejorar la calidad de vida y adaptarse a un panorama económico global en constante
cambio. El equilibrio entre el progreso económico, la sostenibilidad ambiental y el
bienestar ciudadano es un gran reto para las ciudades del siglo XXI. Este equilibrio
asegura la viabilidad económica a largo plazo y fomenta entornos urbanos prósperos y
sanos.

Fuente: @iStock

Adaptación climática

El futuro sostenible de nuestras ciudades depende de la implementación de medidas
concretas para abordar el cambio climático y preservar nuestro entorno. El creciente
impacto de fenómenos extremos y desastres naturales afectará de manera más intensa
a las áreas urbanas, convirtiendo la adaptación climática en una prioridad ineludible.
Además, es innegable que las ciudades son los mayores contribuyentes a las emisiones
de carbono a nivel mundial.

La urgencia de avanzar hacia la neutralidad en las emisiones de gases de efecto
invernadero nunca ha sido más evidente. Las ciudades desempeñan un papel
fundamental en esta transformación, ya que tienen la capacidad de implementar una
amplia gama de soluciones. Desde la promoción de la movilidad sostenible hasta la adopción de energías limpias, incluyendo estrategias de construcción ecoamigables y la
creación de espacios verdes, cada acción cuenta.

Es el momento de que las ciudades se comprometan con una transformación radical,
invirtiendo decididamente en un futuro más limpio. Esta transición, además de
preservar nuestro planeta, genera oportunidades económicas y mejora la calidad de
vida de quienes viven en entornos urbanos.

Comparte

Únete a nuestra Newsletter​

Recibe cada semana una selección de nuestras historias más inspiradoras.

Buscar

Contenidos

Colabora

Quiero Patrocinar

¡Buscamos Voluntarios!

Únete a nuestra Newsletter

Recibe cada semana una selección de nuestras historias más inspiradoras.