Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
pexels-vitaly-vlasov-1737779

España registra en 2020 los números de polución más bajos en la última década

España reduce la polución al nivel más bajo de la última década. Uno de los motivos principales de ello ha sido la pandemia, la cual ha provocado una mejora del aire, al disminuir la movilidad en nuestro país en 2020. Con ello, se alcanzan las cifras más bajas en los últimos diez años. 

De esta manera lo ha explicado Ecologistas en Acción, conocida organización española que, mediante una exposición telemática, ha presentado el informe anual al que se atribuyen los datos. En este, se hace especial hincapié en la calidad del aire, tomando como referencia los años anteriores. Los números se recogen de más de 800 estaciones de medición en todo el país, para, posteriormente, llegar a una conclusión. 

La polución baja en todas sus partes

El cambio principal viene dado en la calidad del aire, ya que “ha mejorado sustancialmente en España”, en palabras de la organización. Ello viene a partir de la reducción de dióxido de nitrógeno (NO2), dióxido de azufre (SO2) y diversos gases contaminantes, lo que ayuda a combatir el cambio climático. 

Una de las conclusiones sacadas del informe, según apunta Miguel Ángel Ceballos, coordinador del mismo, es la distribución de la contaminación. Gracias a estos datos, se llega a la conclusión de que esto “afecta a una menor población y territorio”. El cierre de las centrales térmicas de carbón ha jugado un papel fundamental en ello. 

A pesar de los datos optimistas, casi 42 millones de españoles, lo que supone un 90% de la población, respiró aire contaminado el pasado año. A su vez, los datos indican una caída del consumo de combustibles fósiles y eléctricos, y un aumento histórico de las energías renovables. 

El gas contaminante que más polución causó el pasado año fue el ozono, líder en este apartado en el último lustro. A pesar de ello, los datos indican una positiva reducción. La superficie expuesta a esta contaminación el pasado año fue de 210.000 kilómetros, lo que supone un 42% del territorio español, disminuyendo con respecto a 2019.

El tráfico aéreo y marítimo, un problema

Uno de los problemas existentes es el tráfico aéreo y marítimo en los principales aeropuertos y puertos del país. En el caso del aeropuerto Adolfo Suárez, en Madrid, se superaron en varias ocasiones los estándares legales de ozono. En puertos como Motril (Granada), Avilés, Gijón o Carboneras (Almería), se superaron los límites legales de PM10, partículas de polvo. 

El año pasado los termómetros representaron las temperaturas más altas desde 1961. Además, las bajas precipitaciones de los primeros meses del año activaron una mayor cifra de contaminación en los primeros meses que se fue reduciendo conforme avanzaba el año y, con ello, la restricción de movimiento debido a la pandemia. 

Es por ello que, desde la organización de Ecologistas en Acción, han reclamado la reducción del tráfico en áreas metropolitanas y el impulso del transporte público (recalcando el eléctrico), además del uso de la bicicleta. A su vez, es importante el fomento de las consecuencias de esta contaminación sobre el ciudadano. Por otra parte, la transformación de la industria es uno de los factores fundamentales para reducir la emisión de este tipo de gases hacia la atmósfera.

Comparte

Únete a nuestra Newsletter​

Recibe cada semana una selección de nuestras historias más inspiradoras.
Buscar

Contenidos

Colabora

Quiero Patrocinar

¡Buscamos Voluntarios!

Únete a nuestra Newsletter

Recibe cada semana una selección de nuestras historias más inspiradoras.