astronauta doctora kathy sullivan

Kathy Sullivan: de la Estación Espacial Internacional a lo más profundo del océano

Para algunas personas, las ansias por aventuras no tienen límite. Son estas mentes curiosas, exploradoras e inventoras las que mueven el mundo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on google

Pocos ejemplos de superación son tan claves como el de la Doctora Kathy Sullivan. Tras convertirse en 1984 en la primera americana en hacer un paseo por el espacio exterior, segunda en la historia, su nombre figurará también ahora en los libros por otra razón. Este mes, Sullivan ha sido la primera mujer en observar de primera mano el punto más profundo del fondo oceánico. Pero además, es el primer ser humano que ha hecho ambas cosas. Nunca nadie, en toda historia de la humanidad, había enfocado su mirada desde fuera del planeta Tierra para luego adentrarse tan profundamente en la misma.

En 1978, la geóloga entró en la NASA como parte del primer grupo de astronautas que incluía a mujeres entre sus filas. En 1984, después de haber tripulado tres vuelos lanzadera, se convirtió en la primera mujer en caminar en el espacio. Esto es, la primera en salir de la nave y realizar una EVA (actividad extravehicular), con 33 años.

A la astronauta siempre le ha fascinado la oceanografía. Con sus récords y superación, que continúan hoy a los 68 años, es sin duda un ejemplo para mujeres y hombres de todas las edades. Junto a su colega, el oceanógrafo Victor Vescovo, estuvo durante una hora y media en el punto más profundo del océano, llamado también Fosa o Abismo Challenger, a principios de este mes.

La doctora Kathy Sullivan y Victor Vescovo, tras su viaje a la Fosa Challenger. Enrique Alvarez. Fuente: EYOS Expeditions.

Allí, pudieron hacer fotografías desde la seguridad del submarino, el Limiting Factor, maravillados ante ese otro mundo que son los fondos marinos.

Hace apenas unas semanas que el cohete privado de SpaceX, Crew Dragon, llevase astronautas hasta la EEI. Ahora, el Limiting Factor, de la empresa Triton Submersibles, se ha convertido en el primer submarino privado en visitar la Fosa Challenger.

Pero aquí no acaban los récords: tras cuatro horas de ascenso a la superficie, y una vez acoplados con la nave nodriza, se realizó una llamada entre la Estación Espacial Internacional (EEI) y la nave Pressure Drop. En ella, Sullivan pudo compartir su experiencia con los astronautas.

La doctora Kathy Sullivan y Victor Vescovo, revisando los planos antes de sumergirse en la expedición. Fuente: EYOS Expeditions

“Como híbrida entre oceanógrafa y astronauta, hoy ha sido un día extraordinario, único en la vida, ver el paisaje lunar de la Fosa Challenger e intercambiar luego impresiones con mis colegas en la EEI”

Doctora Sullivan. Fuente: EYOS Expeditions

El líder de la expedición EYOS, Rob McCallum, afirmó que “fue alucinante tener una conversación entre las dos ‘naves espaciales’; una operando como plataforma de investigación en el espacio exterior, y la otra un vehículo de exploración para el ‘espacio interior’. Remarca el vasto alcance del esfuerzo humano, y al mismo tiempo nos conecta y acerca como colegas exploradores”.

Hoy, hemos hecho historia… y luego pudimos compartir la experiencia con los espíritus afines en la EEI”, dijo Victor Vescovo. “Ha sido un placer contar con Kathy, como oceanógrafa durante la sumersión, y como astronauta al hablar con la EEI”.

Desde la Estación Espacial Internacional, a 408 km sobre la superficie terrestre, hasta La Fosa de Challenger Deep, con una profundidad de más de 10 km, Sullivan ha superado cualquier límite.

James Cameron: ¿de lo más profundo a lo más alto?

El director candiense James Cameron es conocido por películas como Titanic (1997) y Avatar (2009). Pero, además de su pasión por el cine, tiene ambiciones mucho más similares a las de Sullivan de lo que pueda parecer.

En la década de 1990

Tom Cruise y Cameron plantearon la idea de filmar una película en la Estación Espacial Internacional.

En 2010

Junto a Elon Musk, al frente de SpaceX, Cameron hizo un llamado “vuelo gravedad-cero”. El objetivo, además de disfrutar, fue recaudar dinero para los concursos de alta tecnología y alto riesgo patrocinados por la Fundación XPrize. Vivieron una experiencia parecida a los vuelos fuera de la atmósfera terrestre, en un jet  Boeing 727-200, modificado. Estos aviones vuelan en arcos parabólicos por el cielo para inducir momentos de gravedad cero. Consiguen también experiencias gravitatorias similares a las de Marte (1/3 de fuerza) y la Luna (1/6 de fuerza).

En 2012

Cameron se convirtió en la primera persona en descender por sí solo al punto más profundo del océano. El Abismo de Challenger, en la fosa de las Marianas, tuvo a Cameron como primer ser humano que, en solitario, recorrió con sus propios ojos sus profundidades. El mismo lugar en el que a principios de junio marcó historia la doctora: en su caso, lo hizo a bordo de la nave Deepsea Challenger.

Con este historial, y conociendo las ganas de aventuras y la relación entre Elon Musk y James Cameron, no sería de extrañar que éste se convirtiese en tripulante de algún vuelo comercial ideado por la compañía espacial.

Mujeres en la Luna

Si bien ya ha habido ya 65 mujeres en el espacio, la luna sigue siendo un territorio virgen para pies del género femenino. Esto pronto cambiará: Según la NASA, en 2024 la Luna será pisada por primera vez por una mujer.

Las doce astronautas de la NASA

Hay doce mujeres astronautas en la NASA. Probablemente, será una de ellas la elegida para dar el paso crucial. Y también para pronunciar una frase que, seguramente, será tan trascendental como la de Buzz Aldrin “Es un pequeño paso para el hombre; un gran salto para la humanidad“.

La misión resulta posible gracias a que empresas privadas americanas han comenzado a enviar tanto naves tripuladas como mercancía a la EEI. Se encuentra dentro del programa espacial Artemis, que permitirá conquistar Marte en el futuro.

Las doce astronautas fueron reclutadas entre miles por la Agencia Espacial de Estados Unidos desde fines de los años noventa. Aspiran a convertirse en el símbolo de toda una generación, como lo fue la misión Apolo 11 a finales de la década de los 60.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Lo más visto

Lo último