afganistan sequia

Extraer agua con bombas solares combate la sequía de forma sostenible

La ONG World Vision ha puesto en marcha un nuevo proyecto con el que de manera sostenible ha logrado combatir la sequía en países como Afganistán
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on google

Ante la preocupante situación que la sequía en el mundo implica para las comunidades, la ONG World Vision ha dado una respuesta económica y ecológica a esta consecuencia del cambio climático. Ha encontrado en las energías renovables una ayuda para tratar de paliar sus efectos más graves, al poner agua potable a disposición de las personas que la sufren. Así, la propuesta se presenta sostenible al tiempo que eficaz. La iniciativa rima con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. El cuidado del planeta y sus ecosistemas es uno de los factores que priman a la hora de dar respuestas a los desafíos de nuestra década.

El problema

La reciente sequía, que en el sur de Asia comenzó en la temporada de 2017-2018, continúa siendo un problema que afecta a muchas partes del mundo. Uno de los países más afectados a día de hoy es Afganistán. 

Desde hace tres años, la comunidad afgana Takab-Esmai ha visto cómo sus principales fuentes de agua han dejado de producir recursos potables. A su vez, las fuentes secundarias de agua de la comunidad, como los manantiales situados en las cimas de las montañas, también se han secado. 

Desplazados por la sequía que azota Afganistán. NRC/ENAYATULLAH AZAD. Fuente: europapress

Esta situación ha provocado que la mayoría de las familias tengan que desplazarse, por un tiempo medio de seis horas, a aldeas vecinas para conseguir agua. Todo ello, sin la garantía de que el agua esté en buenas condiciones de salubridad. De hecho, un estudio de evaluación realizado en la provincia de Badghis para conocer las necesidades en materia de agua, desveló que los miembros del 91% de los hogares de la comunidad Takab-Esmai habían padecido episodios de diarrea o problemas estomacales debido al mal estado del agua. 

La falta de reservas locales y acceso a agua limpia ha agravado la situación de seguridad alimentaria, lo que se ha traducido en un aumento de las tasas de desnutrición aguda, superando de manera alarmante el umbral de emergencia.

La solución

La solución ha supuesto la construcción de redes de agua potable que funcionan mediante energía solar en las aldeas de Takab-Esmail y Shurab, situadas en la provincia de Badghis. Los sistemas de estas redes están equipados con bombas de energía solar sumergibles, que permiten acceder al agua localizada a profundidades de hasta 90 metros. Esto ha permitido aprovechar los pozos de agua más profundos. 

Bomba de agua solar. Fuente: Lorentz

Los paneles solares se han desplegado sobre una extensión de terreno y son los encargados de convertir los rayos de sol en la energía necesaria para obtener el agua potable del suelo. Este sistema de bomba solar ha logrado ayudar a 426 familias de la comunidad de Takab-Esmail, que han visto reducidos los efectos de la sequía que había obligado a tantos afganos a abandonar sus residencias familiares. 

La nueva infraestructura hídrica ha facilitado el acceso de la comunidad al agua potable. Lo ha hecho por medio de una red de grifos que depositan el agua depurada en cada una de las casas, brindando su alcance a todas las familias y hogares.

Favorecer la obtención de agua potable no ha sido el único beneficio generado por estas redes de bombas solares. También han supuesto que un alto número de familias permanezca en sus hogares sin necesidad de trasladarse a campamentos internos. Al mismo tiempo, ha disminuido el porcentaje de problemas de salud derivados del consumo de agua en condiciones no potables. 

Instalación de paneles solares para abastecer de energía las bombas de agua en Afganistán. Fuente: Lorentz

El origen del proyecto

Habib, habitante de Takab-Esmai, a sus 40 años vio cómo las fuentes originales de agua de su región se secaban. Como respuesta, cavó en su jardín un pozo de gran profundidad para extraer agua potable. Y ante la situación de emergencia, decidió abrir las puertas de su casa a las familias de su comunidad. Así, posibilitó el acceso al agua y el autoabastecimiento de las personas de su entorno.

“Abrí la puerta de mi jardín a los aldeanos de 8 de la mañana a 5 de la tarde para que pudieran recoger agua gratis

Habib.

El patio de Habib fue la primera explanada en la que se probó el proyecto. Desde ese momento, los paneles solares dotados de bombas capaces de transformar los rayos de sol en energía abastecen de agua a esta pequeña comunidad afgana.

A día de hoy, Habib afirma orgulloso que “más personas en el pueblo se habrían marchado si no estuviéramos recibiendo agua durante la sequía”. “Este sistema es nuestro ahora”, dice satisfecho, “y todos en el pueblo se preocupan de cuidarlo”.

Bombas de agua como alternativa 

El sistema de bombeo solar es un sistema de extracción de agua limpio y eficiente . Es una alternativa a otros sistemas tradicionales alimentados por el suministro de la red eléctrica o, en algunos casos, de generadores de gasolina o diesel. Es especialmente ventajoso en lugares remotos que no disponen de acceso a la red eléctrica o donde su precio es desorbitado.

Cada vez son más las explotaciones ganaderas y agrícolas que apuestan por esta alternativa, y no sólo en Afganistán. La empresa Lorentz trabaja llevando agua potable a través de bombas solares en los cinco continentes. Además, cuentan con bombas de riego para la agricultura local. Sus sistemas se han desplegado como el único mecanismo de suministro de agua para comunidades de hasta 400.000 personas. Mediante la utilización de almacenamiento de agua, los sistemas solares suministran agua de forma fiable 24 horas por día.

Bomba de agua solar. Fuente: Saclima Fotovoltaica

Muchas empresas, como AUARA, trabajan para llevar agua potable a todos los rincones del mundo, ya que “1 de cada 10 personas no tiene acceso a agua potable”. En el caso de AUARA, promueven el consumo de un agua “mineral natural 100% social y llena de valores”. Sus botellas son las primeras fabricadas en Europa con material 100% reciclado y 100% reciclable. Actualmente, invierte el 100% de sus dividendos en proyectos de acceso a agua potable en las comunidades más necesitadas.

Entre las ventajas de adoptar las bombas solares, destaca el escaso coste de mantenimiento que tiene en comparación con los sistemas de bombeo que dependen de los generadores de energía eléctrica tradicional. Otra razón es el bajo impacto medioambiental que genera. El funcionamiento de los panales destinados a alimentar las bombas de agua solares transformando la radiación solar no genera ningún tipo de residuo. Un hecho que está permitiendo a esta tecnología llevar la delantera frente a las bombas tradicionales de paneles fotovoltaicos. En la innovación del siglo XXI triunfa lo sostenible y ecológico. 

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Lo más visto

Lo último