El contenido que cambiará el mundo

melissa-bradley-96iwiAxOuJw-unsplash

¿Cómo puede el hidrógeno convertirse en la energía alternativa por excelencia?

En la actualidad existen 3 tipos de hidrógeno en función de su proceso de selección: Gris, Azul o Verde. Su rentabilidad es clave para entender el porqué de sus limitaciones como energía alternativa.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on google

La humanidad se encuentra ante uno de los retos más complicados de su historia. El aumento de las temperaturas en el planeta, en parte debido a la acción del hombre, tendrá consecuencias devastadoras para nuestras vidas. Algunas de ellas ya las estamos sufriendo, como el deshielo de los polos o el aumento del número de catástrofes naturales. De ahí que se produzcan importantes crisis migratorias o que se alteren para siempre los ecosistemas de miles de especies animales. 

Pese a la existencia de no pocos negacionistas, los estados cada vez están más concienciados en intentar corregir, en la medida de lo posible, el problema. Un ejemplo de ello es la Agenda 2030 impulsada por las Naciones Unidas para lograr un desarrollo sostenible de nuestras sociedades. Muchas de las medidas pasan por reducir la cantidad de CO2 que emitimos a la atmósfera. Para conseguir este objetivo es necesario contar con la tecnología necesaria para sustituir los combustibles fósiles como nuestra principal fuente de energía. Pese a que existen formas alternativas, como la energía renovable, aún queda mucho para que podamos considerarla como una opción factible. 

Sin embargo, existen fuentes de energía con gran potencial para poder llegar a conseguir este objetivo. Es el caso del hidrógeno. Se trata de un combustible fósil que no emite gases de efecto invernadero, es fácil de almacenar y se transporta con facilidad a través de gasoductos. A pesar de que se trata de un elemento muy abundante en la naturaleza, su obtención no es nada sencilla. Este es un aspecto transcendental para poder comenzar a considerarla como una fuente de energía factible.

Diferentes tipos de hidrógeno

La razón principal por la que la extracción de hidrógeno es complicada es que necesita energía en el proceso. La forma más común de hacerlo es mediante la electrólisis. El hidrógeno es uno de los elementos que componen el agua (H2O), por lo que mediante esta transformación se descompone el agua en hidrógeno y oxígeno. Para realizar este proceso es necesario la utilización de energía, en función de donde provenga clasificaremos el hidrógeno en gris, azul y verde. 

El hidrógeno gris es el más utilizado actualmente. Se usa sobre todo en la industria química y petrolera. Desafortunadamente para su generación es necesario el uso de combustibles fósiles, por lo que sigue siendo contaminante. 

El hidrógeno azul es también denominado “bajo en carbono”. Sigue necesitando el uso de energías fósiles para su obtención mediante un método denominado “captura y almacenamiento”. 

Por último, la opción más respetuosa con el medio ambiente es el “hidrógeno verde”. Este se produce mediante energías renovables, por lo que es totalmente sostenible. No obstante es menos habitual debido a que su rentabilidad es bastante baja, de momento.

Esta es la principal razón que delimita un uso respecto a otro: su beneficio comercial. Pese a que el hidrógeno gris es el más contaminante, es el más barato de producir, lo que lo coloca a la cabeza. Actualmente existen investigaciones que apuntan a que se podría utilizar el excedente de las energías renovables para producir hidrógeno verde. De esta forma aumentaría la rentabilidad de este tipo de energía, y por lo tanto sus posibilidades de uso

Una “gasolinera” en Marte 

Los recientes hallazgos de agua en Marte han sido una revolución para la ciencia. El agua se encuentra principalmente en forma de vapor o de hielo, debido a las condiciones del planeta rojo. Sin embargo, también existen lagos de agua o “salmuera” en estado líquido, debido a sus altos niveles de sal. 

Ingenieros de la universidad de Washington han desarrollado un sistema de electrólisis capaz de extraer el oxígeno y el hidrógeno del agua marciana. De esta manera se podría extraer energía directamente desde allí, sin necesidad de depender de las fuentes de energía provenientes de nuestro planeta. Además la producción de hidrógeno en Marte podría servir para abaratar los costes del hidrógeno verde en nuestro planeta, lo aumentaría la trascendencia de este descubrimiento

Esto podría traer también una revolución para los proyectos de colonias humanas permanentes en Marte. No sólo como combustible que ayude el transporte interplanetario, sino también como fuente de energía para producir el oxígeno necesario para nuestra vida allí. ¿Te imaginas que es posible en un futuro vivir fuera de nuestro planeta? ¿Te mudarías? 

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Lo más visto

Bioetanol: la gasolina renovable

El Bioetanol, un combustible renovable producido a partir de residuos o de cultivos sostenibles, puede ser el paso definitivo para hacer del transporte un sector respetuosos con el medio ambiente

Lo último