El contenido que cambiará el mundo

sheep-678196_640

El desarrollo sostenible, la vacuna para las enfermedades zoonóticas

Las enfermedades zoonóticas son aquellas que se producen por el contacto directo entre animales y humanos. La acción del ser humano ha provocado un aumento de este tipo de infecciones.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on google

Estamos contando los días para acabar uno de los años más extraños y complicados que recordamos. Pronto se conmemorarán 12 meses del anuncio de que una nueva enfermedad que había “saltado” de animales a humanos se estaba reproduciendo a gran velocidad por China. En un principio no le dimos demasiada importancia, parecía una historia más propia de una película que de la vida real. Sin embargo, un año después, todos hemos sufrido en nuestras carnes las consecuencias de esta enfermedad. 

El Covid-19 no es la primera ocasión en la que un virus se extiende de animales a humanos. En las últimas décadas enfermedades como el Ébola, el Zika, el VIH/SIDA o la fiebre del Nilo Occidental han seguido este camino. Es algo tan común, que como indica el informe de la ONU Prevenir la próxima pandemia: Zoonosis y cómo romper la cadena de transmisión”, el 60% de los microbios conocidos que causan infecciones en humanos comparten origen animal. 

La cara B del desarrollo

En el último siglo la humanidad ha sufrido un proceso de desarrollo sin parangón en la historia. Esta mejora de las condiciones de vida de gran parte de la población mundial ha sido posible por una mayor explotación de los recursos naturales. Como consecuencia, las barreras que separaban los ecosistemas animales y humanos se han reducido hasta casi desaparecer. Esto, unido a una mayor demanda de proteína animal, la existencia de sistemas agrícolas insostenibles o el cambio climático han provocado las condiciones idóneas para el desarrollo de estos virus

Este fenómeno es conocido como Zoonosis y causa estragos a todos los niveles. No sólo provoca consecuencias en la salud de las personas, sino que tiene consecuencias económicas catastróficas. Según el Fondo Monetario Internacional la actual pandemia se ha saldado con pérdidas de 9 billones de dólares. También experimentaremos una contracción del 3% de la economía mundial. 

Con una población mundial en continuo crecimiento, acercándose a los 8.000 millones de individuos, este tipo de fenómenos cada vez serán más comunes si no ponemos remedio. El informe insta a los Estados a enfocar el problema desde una óptica común e interdisciplinar, ya que como hemos aprendido este año, el virus no entiende de fronteras. 

Los Objetivos del Desarrollo Sostenible son la mejor solución 

La Agenda 2030 aborda desde una óptica global las problemáticas a las que se enfrenta la humanidad en relación al Cambio Climático. La Zoonosis es una más en la gran larga lista de retos a los que nos enfrentaremos en las próximas décadas. Por ello, la consecución de los Objetivos del Desarrollo Sostenible es la mejor solución a este tipo de problemas. 

Incentivar las prácticas sostenibles de gestión de la tierra, desarrollar alternativas para la seguridad  alimentaria, fortalecer el monitoreo y la regulación de los sistemas alimentarios o reforzar los sistemas sanitarios de todos los países son algunas de las soluciones para paliar este tipo de fenómenos. El desarrollo sostenible y una mayor concienciación de los organismos internacionales son claves para limitar las posibilidades de reproducción de este tipo de virus. 

Otro aspecto importante es la conservación de los hábitats naturales de estas especies y la promoción de una agricultura sostenible y respetuosa con el medio ambiente. 

Una vez más, está en nuestras manos limitar los efectos que la explotación indiscriminada de los recursos naturales provoca en nuestra vida y en la del planeta. Sólo nosotros tenemos la capacidad de revertir el daño que hemos causado en los hábitats naturales que nos rodean

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Lo más visto

Bioetanol: la gasolina renovable

El Bioetanol, un combustible renovable producido a partir de residuos o de cultivos sostenibles, puede ser el paso definitivo para hacer del transporte un sector respetuosos con el medio ambiente

Lo último