El contenido que cambiará el mundo

jonathan-borba-vcX5AhBwk6s-unsplash (1)

¿Es posible la Navidad sostenible?

Desde Latinoamérica hasta China, la Navidad es una fiesta de fervor religioso, de ilusión en familia y, sobre todo, de mucho consumismo.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on google

La Navidad se celebra en muchos lugares alrededor del mundo. Aunque las distancias y las culturas sean dispares, estas fiestas se celebran con una ilusión y un consumismo muy similar. En Good4Good hemos querido elaborar un ranking de las tradiciones de Navidad más sostenibles con la sociedad y con el medio ambiente. Y de paso, proporcionaros algunos tips para hacer vuestras Navidades más comprometidas con nuestro planeta.

La huella de la Navidad

Al menos 13 millones de toneladas de plástico son desechadas cada año y muchos de esos residuos son arrojados directamente al mar. Especialmente en Navidad los regalos copan nuestros días y la emisión de residuos plásticos crece exponencialmente. Solo hay que tener en cuenta la cantidad de envoltorios y paquetes que se desechan. Pero la contaminación derivada de los plásticos no es la única que asola nuestro planeta.

El gasto eléctrico también aumenta mucho estos días de Navidad. En ciudades como Madrid o Vigo, en la que en 2019 las luces navideñas se encendieron el 22 de noviembre, se superaron los 10 millones de leds. Esta variante contamina menos que la bombilla incandescente, pero aún así emite 340 gramos de CO2 cada kilovatio/hora. El año pasado en Madrid se gastaron 3 millones y medio y en Vigo una cifra cercana al millón. Cifras que solo cumplen una función estética.

Teniendo en cuenta el despliegue presupuestario individual y colectivo que se suele hacer en la mayoría de ciudades occidentales la huella de carbono es significativa.

Consejos para proteger al planeta

Como todos podréis deducir, para que vuestra Navidad sean un ejemplo en sostenibilidad solo hay que aplicar la humildad. Aún así y si queréis invertir un poco en la decoración, no prescindir de los regalos y comer de forma excepcional, aquí van unos consejos que hemos recopilado en Good4Good para todos vosotros.

  • Reutilizar adornos navideños cada año ayuda a reducir el consumo y da una segunda vida a la decoración ya adquirida. Y, no nos engañemos, luce igual de bien aunque ya la hayamos utilizado.
  • Cuando pienses en lo que pides, pide lo que realmente necesitas. Eso debe ser una máxima en la vida y, por supuesto, en la Navidad. Asegúrate que lo que necesitas esté manufacturado con sostenibilidad y sea un producto cercano.
  • Trata de planificar un menú de Navidad con productos de proximidad y de temporada. La cercanía de producto reduce su transporte y su huella de carbono y fomenta la economía local. El producto de temporada es un buen indicador de proximidad. Así que trata de incluir platos solo de tu latitud.

Nuestras tradiciones de Navidad

Echando un vistazo a las tradiciones de Navidad de todo el mundo hemos elaborado una pequeña lista con las que consideramos las tradiciones más sostenibles.

Filipinas

La Navidad en Filipinas se celebra durante 5 meses seguidos. La decoración callejera comienza en septiembre y no se recoge hasta el primer domingo de enero. La huella de carbono es enorme ya que se compone principalmente de luces de Navidad.

Departamento de turismo de Filipinas

Sin embargo, se celebra una competición en San Fernando (la capital de las Navidades) en la que los vecinos compiten por diseñar y hacer volar el farolillo más espectacular. Esta costumbre hace crecer el tejido social y fomenta el suprarreciclaje.

Islandia

La figura de Papá Noel no existe y son 13 troles los encargados de repartir los regalos entre los niños del país. Las figuras de los troles, aunque son elementos propios del folklore se salen de las normas tan estilizadas de la navidad occidental y contribuyen a la aceptación de la diversidad.

Bélgica y Holanda

Todo lo contrario ocurre en Bélgica y Holanda donde su versión de Papá Noel está ataviado como un obispo, viaja desde España y le acompaña un criado negro. Una versión menos racista de esta tradición sostiene que no es negro, sino que está manchado del hollín de las chimeneas.

Rusia

En Rusia su ortodoxia religiosa les hace seguir el calendario gregoriano y celebrar la Navidad el 7 de enero y la Nochebuena el día anterior. Su tradición les indica que el menú se basa en 12 platos en los que la carne brilla por su ausencia. Gracias a esto, aunque por un motivo estrictamente religioso, se alejan de la huella de carbono propia del consumo de carne.

Alemania y Francia

Son muy comunes los mercados navideños, tradición de consumo que ya ha sido exportada a muchos de los demás países de Europa. En estos mercadillos también tienen cabida los productos artesanales. Así se fomenta la economía local y aumenta el valor del mercado tradicional.

Estados Unidos

En Washington se conmemora Janucá además de la Navidad con el encendido de una menorá gigante a los pies del Obelisco del National Mall. El homenaje al culto judío es inclusivo y propio de una sociedad laica.

Kenia

Se produce un éxodo urbano hacia lo rural los días de Navidad con motivo de la reunión familiar. Esta tradición, aunque contaminante en el desplazamiento, fomenta la tradición y el consumo de recursos naturales y de proximidad.

Colombia

En Colombia el Día de las Velitas da el pistoletazo de salida a las fiestas de Navidad. Esta tradición se ha expandido a lo largo y ancho de todo el país y se ha convertido en una competición en la que se busca crear las velas y farolillos más espectaculares. Es una forma muy sostenible de alumbrar la Navidad. Quizás otros países pudieran tomar ejemplo.

En conclusión, debemos decir que podemos celebrar la Navidad aunque sea una época de gran consumo y derroche. No es necesario ser un grinch. Siempre podemos apelar a la humildad. Este es el mejor remedio contra una época muy bonita, pero también muy insostenible.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Lo más visto

Lo último