El contenido que cambiará el mundo

mountains-5818902_640

El drama de las personas sin hogar en medio del temporal “Filomena”

Bokatas, Cruz Roja o Caritas han trabajo junto a los servicios sociales durante todo el fin de semana para apoyar a las personas que pasaban el temporal en la calle.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on google

Muchos esperaban ansiosos la llegada del nuevo año para dejar atrás un 2020 que nos ha marcado para siempre. Sin embargo, pese a que apenas llevamos unos días de este 2021 la sucesión de situaciones anómalas no deja de sorprendernos. 

El pasado fin de semana el temporal de nieve “Filomena” tiñó de blanco gran parte del centro peninsular. Con Madrid como epicentro, la borrasca dejó más de 50 centímetros de nieve tras casi 30 horas de nevadas ininterrumpidas. Como consecuencia, colapsó la capital y gran parte del centro de España. Carreteras cortadas, vuelos y viajes en tren cancelados, atascos y accidentes de coche, gente atrapada en sus puestos de trabajo… fue la cara amarga de la nevada más grande desde 1972. 

No obstante, existe un colectivo que ha sufrido más que nadie el temporal de este fin de semana: las personas sin hogar. Sin un techo ni un lugar donde vivir estas personas han tenido que buscar un refugio en el que resguardarse del frío y de la nieve de las últimas horas. 

El drama del “sinhogarismo” 

Según el INE existen en España 33.000 personas sin hogar, 2.800 en Madrid. Un número muy significativo que no ha dejado de aumentar en los últimos años. Ya nos hemos acostumbrado a ver las marquesinas o los portales de algún edificio haciendo las veces de casa para estas personas. Lejos de ruborizarnos hemos normalizado la situación hasta tal punto en el que el problema pasa desapercibido. Hay ocasiones, como esta nevada, que descubren la situación de extrema vulnerabilidad que viven las personas sin hogar. 

Para intentar encontrar una solución, el Ayuntamiento de Madrid amplió a 665 las plazas de alojamiento habilitadas para esta campaña de Frío. Sin embargo, como explica Pepe Aniorte, concejal delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social, el problema está en aquellos que rechazan trasladarse a los albergues. Según comenta en declaraciones al diario El Mundo, “en esta época pasa menos, porque ante el frío acuden más; parte de nuestro trabajo es convencerles”. 

Como respuesta, se decidió mantener abiertas varias estaciones de metro para funcionar como refugio para las personas sin hogar. Ópera, Tirso de Molina, La Latina o Estación del Arte fueron algunas de las que mantuvieron sus puertas abiertas. Pese a los esfuerzos de las autoridades por encontrar una solución, los recortes y las limitaciones de recursos hace que sea una tarea imposible atender a todos aquellos que lo necesiten. Es aquí donde entran en juego las organizaciones no gubernamentales o las asociaciones de vecinos. 

Más necesarios que nunca

La Comunidad de Sant’Egidio de Madrid ha estado todo el fin de semana acompañando a las personas sin hogar de la capital. Con comida, mantas y sacos de dormir han intentado asistir a aquellos que pasaban el temporal a la intemperie. Estas acciones se combinaban con las labores de información, donde se indicaba a todo aquel que lo necesitase, los albergues disponibles para poder alojarse. 

También la asociación “Bokatas” ha estado realizando un trabajo similar estos últimos días. Nacieron con la principal labor de acompañar a las personas sin hogar, así como darles el trato humano que tantas veces se les es negado. 

A mayor escala, la Cruz Roja ha realizado casi un millar de asistencias. Facilitando 227 plazas albergue para los sin techo. Cáritas por su parte, ha redoblado esfuerzos en el centro de acogida CEDIA 24 horas. Realizando a la vez, una labor similar que las asociaciones anteriormente mencionadas. 

Su trabajo este fin de semana ha sido trascendental para dar cobijo a las personas sin hogar. Es en momentos históricos como este donde se ven las carencias de la Administración tras años de recortes. Los servicios sociales deteriorados no han sido suficiente para conseguir ayudar a aquellas personas en situación de necesidad. Gracias una vez más a las asociaciones y a las ONG se ha paliado el temporal. Su labor seguirá siendo necesaria en los próximos días, donde se esperan heladas de más de -10 grados, poniendo en peligro de nuevo, la vida de las personas sin hogar. 

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Lo más visto

Lo último