Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Lagunaria, la Venecia del futuro.

Lagunaria, la Venecia del futuro

En el enigmático mundo de ‘Lagunaria’, el cineasta italiano Giovanni Pellegrini nos
zambulle en un relato conmovedor, una visión que oscila entre el presente desgarrador
y un futuro fantástico, una mirada poética hacia la desaparición de Venecia.

Una voz de un futuro lejano nos habla de una ciudad desaparecida que fue una de las
más famosas del mundo. Entre leyendas, rituales y habladurías, el narrador describe su
vida cotidiana formada por barcos y su profunda relación con la laguna que la rodea.
¿Existió alguna vez esa ciudad? ¿Estuvo alguna vez habitada o fue un parque turístico?
¿Sobrevivió a las inundaciones y a las plagas? El resultado es un relato indefinido de
una ciudad única y frágil que, de algún modo, habla de todas las ciudades del planeta.

Una lucha contra la explotación

Lagunaria es más que un documental; es un testamento del desequilibrio, un grito de
alarma sobre la explotación excesiva, tanto turística como marítima, de esta antigua y
magnífica ciudad italiana. Pellegrini, con una narrativa fantástica, proyecta un futuro
donde Venecia se convierte en una Atlántida moderna, sumergida por la codicia y la
indiferencia humana. Es una película poética: en los puertos de todo el mundo se
cuentan historias de una ciudad mítica que surgió del agua.

El director nos lleva en un viaje emocional a través de la historia, describiendo cómo la
sobreexplotación turística y los estragos del cambio climático han llevado a esta joya
histórica al borde del colapso. La película ilustra vívidamente el aumento alarmante del
turismo y las terribles inundaciones, conocidas como «agua alta», que amenazan con
sumergir a la ciudad en un destino similar al de la mítica Atlántida.

La perdida de identidad colectiva

Pellegrini, nacido en Venecia en 1981, aborda esta problemática desde una perspectiva
única. Utiliza su ciudad natal como un espejo para otras urbes europeas, destacando
cómo la pérdida de identidad está intrínsecamente ligada a la sobreexplotación
vacacional. Pero lo que el director desea enfatizar es sobre todo la pérdida de identidad
colectiva de un lugar cuya vida depende de los habitantes temporales ligados al
movimiento turístico y de enteros bloques ocupados por un número interminable de
bed and breakfast.

En este relato cinematográfico, el director nos muestra cómo la estructura económica,
social y demográfica de Venecia se ha transformado drásticamente, llevando a la
pérdida anual de residentes y a la conversión de hogares en alojamientos turísticos,
reflejando un patrón común en ciudades históricas sometidas a una presión turística
desmedida.

La película también aborda la devastadora contaminación en la laguna, resultado de
décadas de actividad industrial y prácticas agrícolas intensivas, afectando no solo el
entorno natural sino también la calidad de vida de los habitantes venecianos.

Fuente: @Mubi

Sin embargo, lo más inquietante y a la vez cautivador es la visión del futuro que
Pellegrini nos ofrece. A través de una narrativa casi profética, el director pinta un
escenario en el que Venecia se desvanece, como si estuviera destinada a convertirse en
la legendaria Atlántida, sumergida bajo las aguas turbulentas y la indiferencia de la
humanidad.

‘Lagunaria’ es un llamado a la reflexión, una advertencia sobre el peligro de perder la
identidad histórica y cultural de nuestras ciudades más preciadas. Con esta película,
Pellegrini nos invita a contemplar el futuro incierto de Venecia, un futuro que, si no se
toman medidas, podría convertirse en el eco de una ciudad que una vez fue. Esperemos
que eso no suceda. Hasta el próximo Día del Espectador.

Nathalia Manzo.

Comparte

Buscar

Contenidos

Colabora

Quiero Patrocinar

¡Buscamos Voluntarios!

Únete a nuestra Newsletter

Recibe cada semana una selección de nuestras historias más inspiradoras.