Las Legumbres

Legumbres, el superalimento que ayuda a combatir el cambio climático

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en google

Aumentar la productividad en el sector agrícola permitirá asegurar una alimentación suficiente y de calidad para todo el planeta.

Las legumbres y el Cambio Climático

Aumentar la producción de legumbres es también una buena estrategia para frenar el cambio climático. 

Las Legumbres

Un cultivo bien planificado y una rotación estacional bien diseñada, favorece a los sistemas agrarios. Su siembra junto a otras variedades beneficia el cultivo, evitando el agotamiento del suelo. Poseen una baja huella de carbono y resisten bien frente a situaciones climáticas adversas, como inundaciones y sequías.

El cultivo de legumbres necesita relativa poca agua, por lo que es ideal para países donde avanza la desertificación, como en España. 

Por ejemplo, para la producción de un kilo de lentejas se utilizan 1.250 litros de agua. Estas plantas absorben el carbono del suelo y no requieren fertilizantes nitrogenados. Esto es debido a que fijan su propio nitrógeno tomándolo de la atmósfera, favoreciendo así su fertilidad y la biodiversidad de los cultivos.

Las legumbres diversifican los ingresos de los agricultores, garantizando la seguridad alimentaria por la durabilidad de los productos -que bien almacenados y conservados- pueden ser consumidos o vendidos por un largo período de tiempo.

El Superalimento

La legumbre es un alimento, que además de ser un básico de la gastronomía española, se pone cada vez más de moda entre los jóvenes. El cambio de alimentación a vegetariana-vegana y los hábitos saludables como el deporte, han hecho que muchas personas vean las legumbres como su fuente principal de energía y proteínas. En el mundo más exclusivo y elitista los chefs de todo el mundo se unen al club de los frikis de las legumbres creando platos exquisitos y sostenibles. 

Las Legumbres

La FAO en 2019 decidió oficialmente que el 10 de febrero sería el día mundial de las legumbres. Dentro de la iniciativa estarían incluidos los objetivos de la agenda 2030 de la ONU para el Desarrollo Sostenible y Hambre Cero. La principal estrategia es combatir el cambio climático trabajando la seguridad alimentaria mundial y cuidando los suelos para conseguir una dieta equilibrada con múltiples beneficios nutricionales. 

Según un informe reciente de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO),  los suelos y las legumbres encarnan una simbiosis única que protege al medio ambiente, incrementa la productividad y aporta nutrientes fundamentales al suelo y, lo más importante, a los cultivos siguientes. Las legumbres son muy resilientes y ofrecen muchos beneficios a nivel nutricional y biológico. 

Superproductoras y Huella Ambiental Cero

Hoy en día un tercio de los suelos del mundo está considerado degradado debido a la acidificación del suelo, la salinización, la erosión y la urbanización, generando cada vez más problemas. 

Introducir las legumbres como cultivo intercalado o en rotación puede ayudar a restaurar la salud de los suelos. Las leguminosas aportan nitrógeno, fosfatos solubles y otros compuestos necesarios para una correcta salud biológica. 

En promedio, los cereales que se cultivan posterior a las legumbres producen 1,5 toneladas más por hectárea que los no precedidos por ellas; lo que equivale al uso de 100 kg de fertilizante nitrogenado

Además, producen cero desperdicios ya que los granos son consumidos por los humanos, las vainas son usadas como alimento para los animales y los restos de la planta se usan como fertilizante una vez compostadas.

Las legumbres

La legumbre y los ODS

Las legumbres son un elemento clave para conseguir muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030.

-Ayudan a paliar el hambre en el mundo (ODS2), aportando los nutrientes necesarios para una alimentación adecuada (ODS3) y prevenir enfermedades y la malnutrición humana.

-Utilizan pocos recursos para su cultivo, incluyendo el agua (ODS6). Las legumbres usan 20 veces menos agua para su producción que los productos de origen animal.

-Garantizan la calidad de vida de los agricultores y diversifican sus recursos (ODS8), con un aprovechamiento desde el grano a la planta.

-Son una herramienta clave contra el desperdicio de alimentos, consumo responsable (ODS12) y una gran aliada para paliar el cambio climático, por su bajo impacto ambiental (ODS13).

-Previenen la erosión de los suelos y mantienen la biodiversidad de su entorno (ODS15).

En conclusión, el consumo de legumbres es bueno para la salud porque nos aporta proteínas de buena calidad, energía, micronutrientes y mucha fibra. Además nos permiten hacer una compra semanal más económica y su cultivo beneficia al medio ambiente. 

María Leiva 

Comparte

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email

Lo más visto

The Stunt Double: la prueba de que se puede hacer cine con un móvil

El director de cine Damien Chazelle no se ha quedado cruzado de brazos esperando a que Hollywood reanime tras el parón del Coronavirus. Junto a Apple ha lanzado un cortometraje rodado con una relación de aspecto vertical. Un paso más para empezar a asumir este formato como válido para el cine.

Madrid, una ciudad que respira arte

Madrid es una ciudad que acoge y que respira arte en cada una de sus calles. Cada año, la capital española presenta nuevas exposiciones y actividades que hacen que se llene de vida y arte en todas sus formas.

Lo último