ojo biónico

Los ojos biónicos devolverán la vista a millones de personas

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en google

Un grupo de ingenieros de robótica ha publicado los resultados de sus experimentos con un ojo biónico casi tan sensible como los ojos humanos reales.

Según afirman en su artículo publicado en la revista Nature, podrían devolver la vista a unas 285 millones de personas con ceguera. Calculan que este EC-EYE (ElectroChemical EYE, u Ojo Electroquímico), estará disponible en 2025.

Para su creación, los ingenieros se basaron directamente en los mecanismos de la retina humana, uno de los tejidos más sensibles que posee el ser humano, y que nos abastece con el 80% de la información sobre lo que ocurre a nuestro alrededor.

La prótesis visual fue desarrollada en una labor conjunta por parte de ingenieros de Hong Kong y EEUU. Ofrecen así esperanza a cientos de millones de personas en todo el mundo, que han perdido la capacidad visual debido a degeneración por edad y accidentes.

El ojo biónico imita la forma abovedada de la retina humana, que permite enfocar y reduce la propagación de la luz al pasar a través de diez millones de células fotorreceptoras por centímetro cuadrado.

>>“Tiene el potencial de elevar la capacidad visual a un nivel mucho más alto”

Hasta ahora, estas características naturales habían resultado imposibles de replicar con materiales artificiales. El autor del artículo e ingeniero Zhiyong Fan, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong, desarrolló junto a sus colegas un conjunto de fotorreceptores de alta densidad situados dentro de poros de óxido de aluminio, un mineral casi tan duro como los diamantes que funcionaría a la hora de imitar la retina.

En un intento de emular nuevamente los procesos biológicos, una serie de cables hechos con metal líquido y sellados en tubos de goma sustituyen los nervios, que pasan a los circuitos externos para procesar la imagen.

El globo ocular artificial está hecho de silicona, donde se coloca la tecnología de retina. El espacio intermedio lo ocupa un líquido iónico que simula el gel biológico que forma un tope entre la lente y la retina posterior.

El profesor Fan y sus colegas predicen que la tecnología se convertirá en un implante práctico en 5 años. Para entonces, el EC-EYE podría superar la habilidad visual normal del ojo humano, simplemente aumentando la densidad de los sensores fotodetectores.

“Esperamos poder mejorar nuestro dispositivo en términos de bio-compatibilidad, estabilidad y rendimiento” afirmó el Profesor Fan.

La ciencia y la salud vuelven a darse la mano con este avance que permitirá mejorar la vida de millones de personas en todo el mundo.

Comparte

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email

Lo más visto

5 futuros sostenibles para el transporte por carretera

La Fundación Corell es una organización sin ánimo de lucro que defiende la movilidad sostenible, conectada y segura del transporte por carretera. Su observatorio promueve la descarbonización del sistema. Nosotros hemos querido destacar 5 tecnologías para un futuro más sostenible.

Lo último