pexels-lukas-574190 (1)

Por qué es tan importante el objetivo deforestación cero

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on google

El bosque ha sido la base de nuestra supervivencia desde el origen de la humanidad. Fuente de alimento, fuente de materia prima y energía, refugio e, incluso, recreo para niños y adultos. Un ecosistema al que debemos gran parte de nuestra evolución como sociedad y al que tenemos que proteger. Debemos cuidarlo y evitar su destrucción porque los bosques son nuestra mejor baza para acabar con el cambio climático.

“Dependemos de los bosques. Son una fuente de comida, medicina, materia y biofuel para más de 1000 millones de personas. Protegen el suelo y el agua, albergan la mayor parte de la biodiversidad terrestre de la tierra y ayudan a mitigar el cambio climático.”

María Helena Semedo, directora general adjunta de la FAO

Sin embargo, no hemos sido todo lo justos que deberíamos con estos ecosistemas. La deforestación ha sacudido nuestros bosques durante toda nuestra historia y, lamentablemente, sigue haciéndolo. El sistema de consumo y nuestra avaricia nos ha hecho explotar este recurso más de lo que deberíamos y, aunque no es tarde para revertir los efectos del descontrol, debemos preservarlo tanto como podamos. “Actúa local, piensa global”, todo lo que podamos hacer es bienvenido: desde iniciativas privadas para reforestar zonas afectadas por incendios, luchar contra la desertificación o fomentar la forestación en ciudades.

Nuevo objetivo a 25 años

La Organización para la Comida y la Agricultura (FAO), familia directa de la ONU, vela por el cuidado y el fomento de los bosques del mundo y en la década de 1990 lanzó el compromiso internacional de reducir la deforestación a cero para el año 2020. Hemos de ser sinceros: no lo hemos conseguido. Según el informe FRA 2020 (Evaluación Global de Recursos Forestales) estamos muy lejos de alcanzarlo y las previsiones vaticinan que nos ocupará 25 años acabar con la deforestación.

Según este informe el mundo ha perdido 178 millones de hectáreas desde 1990, un territorio que ocuparía todo el tamaño de Libia; una imagen escalofriante. Nos queda mucho camino por delante, pero también podemos decir que los pasos que estamos dando son lentos, pero seguros. Acciones como el aumento de áreas boscosas protegidas, reforestación, tanto artificial como natural, o la estrategia de Costa Rica han hecho que bajemos la tasa de deforestación en 6 millones de hectáreas en 30 años: de 16 millones de hectáreas deforestadas en 1990 a 10 en 2020.

“Vamos en la dirección correcta, pero en realidad no son buenas noticias porque no estamos yendo hacia esa dirección lo suficientemente rápido. Necesitamos fortalecer nuestros esfuerzos para hacer más en menos tiempo”

Anssi Pekkarinen, experto de la FAO

La estrategia de Costa Rica

Su método de gestión forestal ha resultado ser el modelo más exitoso del mundo. En la década de 1970 a 1980 Costa Rica tenía la tasa de deforestación más alta de América Latina. Se estimó que al menos la mitad del bosque tropical que cubría la isla había sido deforestado. Sin embargo, en 1997 llegó el Pago por Servicio al Medioambiente: una estrategia por la que las autoridades daban dinero a cambio de la conservación forestal. Así el granjero no tenía que deforestar para plantar bananeros, pues recibía dinero por el bosque que mantenía en su terreno. En los últimos 20 años el gobierno costarricense ha pagado 500 millones de dólares a terratenientes y granjeros para que conserven los bosques de sus territorios.

La estrategia fue un éxito y el país ha conseguido reforestar cada árbol que taló en las décadas siguientes. Otros países como Ruanda han adoptado el mismo método para reforestar sus ecosistemas boscosos.

El ejemplo está claro: todos debemos hacer un esfuerzo (aunque sea rascarse el bolsillo) para conservar nuestros bosques. Estos ecosistemas son una baza importante en la lucha contra el cambio climático y todos debemos arrimar el hombro para pararlo definitivamente.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Lo más visto

Lo último