Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
rosalia-bjork-oral-001

‘Oral’, la audaz alianza de Björk y Rosalía contra las piscifactorías en Islandia

Hace tres décadas, Björk Guðmundsdóttir, conocida como Björk, cambió radicalmente las convenciones del pop con su álbum «Debut» (1993). Fue el punto de partida de una artista revolucionaria, una creadora que redefinió el panorama musical de su tiempo y continúa siendo una fuerza de vanguardia hasta hoy.

Su música es compleja y transciende las clásicas definiciones; es una expresión emocional y conceptual que reta los límites del género y experimenta con sonidos únicos. Cada álbum de Björk es un viaje alucinante por su imaginación, desde la audaz experimentación de «Homogenic»(1997) hasta la complejidad emocional de «Vespertine» (2001).

Ahora, en un nuevo capítulo de su atrevida creatividad se une a Rosalía, una voz que representa a la generación actual, en una colaboración que busca romper barreras musicales, redefinir los límites del arte y activar las luchas contemporáneas, como es el caso del la crisis medioambiental.

Una canción olvidada para un propósito mayor: Björk

Björk y Rosalía han unido fuerzas para lanzar un nuevo sencillo titulado ‘Oral’. A pesar de que la canción fue escrita hace 25 años, su lanzamiento adquiere un nuevo significado, ya que Björk aprovecha esta oportunidad para resaltar la apremiante necesidad de tomar medidas contra las mal reguladas piscifactorías en las aguas de Islandia. 

Esta colaboración busca respaldar a los activistas comprometidos con la preservación del medio ambiente en los fiordos Seyðisfjörður, una región bellísima en la Islandia oriental, habitada por poco más de 1.000 personas.

La pareja donará los beneficios a asociaciones que se oponen a la cría industrial de salmón en Islandia, la cual ha estado bajo escrutinio tras revelarse repetidas fugas que han liberado miles de peces en la naturaleza.

La problemática de las piscifactorías en Islandia cobró notoriedad cuando los granjeros llevaron a cabo protestas frente a la sede del parlamento del país, enfatizando las graves amenazas que representan estas operaciones. Björk, reconocida por su compromiso con el medio ambiente, vislumbró la oportunidad de utilizar su música como plataforma para el cambio.

Los fiordos albergan una amplia variedad de fauna y flora, y se han visto severamente afectados por los peces infestados de parásitos y los salmones modificados genéticamente que residen en los estanques de red abierta. La fuga de estos salmones mutantes hacia los ríos perturba aún más el delicado ecosistema y representa una amenaza para la población autóctona de salmones salvajes.

Björk, al rescatar esta canción de su archivo musical, reconoció su potencial: un ritmo dancehall, ragga o dub que encajaba perfectamente con la inclinación de Rosalía por el reguetón en su último disco, «Motomami». Ambas artistas han intercambiado elogios, destacando la influencia y la expansión del lenguaje musical, como el castellano, en la escena internacional.

Las voces de Björk y Rosalía mueven el mundo. Su música trasciende límites, recordándonos que la creatividad y el compromiso pueden ser motores para el cambio. 

Björk dijo que se hizo tres preguntas antes de decidir apoyar el movimiento. «¿Podemos detenerlo? ¿Podríamos cambiarlo? ¿Podemos salvar el salmón salvaje de Islandia? La respuesta a estas tres preguntas es sí, podemos.

Comparte

Buscar

Contenidos

Colabora

Quiero Patrocinar

¡Buscamos Voluntarios!

Únete a nuestra Newsletter

Recibe cada semana una selección de nuestras historias más inspiradoras.