Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
empresa qué es ESG

Qué son los ESG: 10 razones para impulsar políticas sostenibles en las empresas

ESG, por sus siglas en inglés: Environmental, Social and Governance, es un enfoque que tiene en cuenta el medio ambiente, los factores sociales y el gobierno corporativo en la toma de decisiones. Es decir, si se tienen en cuenta los criterios ESG, significa que las actuaciones de las empresas serán cada vez más sostenibles y responsables. 

La Asociación Internacional por una Economía Sostenible, IASE, encargada de la certificación de estándares ESG para empresas a nivel global. Creen en estos, porque son los únicos que permiten un crecimiento sostenible para todos. Ellos nos cuentan los motivos por los que a las empresas les conviene aplicarlos.

1. Tu estrategia basada en la realidad

Al aplicar los ESG, la estrategia de las empresas se vuelve compatible y responsable con la situación que afronta el planeta: la crisis climática, pero también la económica, social y sanitaria que atravesamos necesita estrategias empresariales que la palien y la tengan en cuenta. El cumplimiento con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas la posiciona junto a las principales organizaciones a nivel internacional.

2. Incrementa el ROI (retorno de la inversión)

Los fondos que han invertido en empresas comprometidas con estos criterios ESG durante el último año han recibido un retorno mayor. Se prevé que esta diferencia continúe aumentando. Más de 2.000 estudios, según IASE, afirman que en al menos un 70% de los casos, existe una correlación entre las empresas que siguen estándares ESG y sus resultados financieros superiores.

3. Eficiencia a la hora de encontrar financiación

La financiación es clave para muchas empresas, y esto también tiene que ver con la sostenibilidad. ¿De qué forma? Las instituciones que incorporan este tipo de métricas, especialmente en cuanto a la reducción de su huella de carbono, acceden a mejores fuentes de financiación.

4. Reducción de costes de producción

Las estrategias con criterios ESG reducen significativamente los costes operativos y de producción, especialmente a largo plazo. Tanto a nivel energético como de abastecimiento de agua como el tratamiento de residuos. También en el coste de contaminación, que influye especialmente en las empresas y que tiende a suponer un coste elevado ante la creación de impuestos para paliar la huella de carbono de las compañías. Esta reducción supone no sólo un mundo más sostenible, sino también una mejora en los márgenes de la organización.

5. Buenas prácticas profesionales

Los procesos de decisión que no sólo tienen en cuenta a los accionistas, tienden a ser mucho mejor a largo plazo. Al disponer de sistemas de gobernanza que impliquen al resto de stakeholders (clientes, empleados, proveedores, etc.), la interacción entre todos ellos se optimiza. De esta forma, se garantiza la profesionalidad de todas las partes.

6. Cultura organizativa responsable

Comienza a prevalecer la noción de que las empresas que introducen políticas ESG tienen un mejor rendimiento corporativo. Esto, sobre todo, cuando se forma a los empleados en sensibilización sostenible. Las personas trabajan con más productividad cuando sus valores son compartidos por la empresa, ya que ganan una motivación extra para desempeñar sus funciones.

7. Mejores oportunidades laborales

La igualdad es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Y es una política fundamental de implementación dentro de las empresas. La igualdad de oportunidades en una compañía incrementa la motivación de los empleados, y permite que la empresa aproveche todo el talento a su alcance. Así, la toma de decisiones tendrá una mejora considerable, pues tendrá en cuenta a todas las personas y stakeholders que la forman.

8. Conciliar el trabajo y la familia

Muchos trabajos parecen no dejar tiempo para la familia. Esto termina provocando resentimiento contra la empresa, por parte de los empleados. Pero la inclusión de criterios ESG implica también una mejora de la conciliación entre la vida laboral y la personal, a través de horarios flexibles y compatibles con el teletrabajo. El clima laboral mejora, aumenta la motivación y por tanto favorece a la retención de talento y la producción de la empresa.

9. Resiliencia para cumplir con requisitos legales

La regulación relacionada con la sostenibilidad es creciente. Ante la emergencia climática, los gobiernos actúan, con mayor o menor tardanza. Por eso, e incluso si las regulaciones aún no afectan al funcionamiento de la empresa, adelantarse a ellas es siempre una buena idea, aunque sólo fuera para evitar futuras penalizaciones. Así, esta anticipación permite un tiempo para acomodarse del que quizás se carezca si el cambio se emprende una vez la regulación está en marcha. Una implementación más gradual mejora la resiliencia y evita también la mala reputación que puede suponer no cumplir con alguna reputación.

10. Una buena percepción por parte de tus clientes

Ya ocurrió con internet: durante un tiempo, para las empresas, tener presencia en redes sociales era una diferencia, un valor añadido. Hoy, es un requisito indispensable sin el que una compañía pierde credibilidad. Los criterios ESG contribuyen a que los clientes tengan una percepción muy positiva de la imagen corporativa de las empresas que los aplican. En este momento, son un valor añadido que puede suponer que un cliente se decante por una compañía en lugar de su competencia. Pero es una tendencia que tiende a incrementarse, por lo que sólo aquellas empresas que sigan este enfoque tendrán una oportunidad de competir en el mercado del futuro.

Comparte

Buscar

Contenidos

Colabora

Quiero Patrocinar

¡Buscamos Voluntarios!

Únete a nuestra Newsletter

Recibe cada semana una selección de nuestras historias más inspiradoras.