Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
pollution-2575166_1280

La polución reduce la esperanza de vida hasta en 4 años

La contaminación atmosférica, a parte de las consecuencias catastróficas para el clima, acorta la esperanza de vida de la población en todo el mundo. Según los resultados de una investigación realizada por el Instituto Max Planck y el Departamento de Cardiología de la Universidad de Mainz el problema es de tal magnitud que podría ser catalogado de pandemia. 

Un dato: mientras que el tabaco reduce la esperanza de vida en 2,2 años, la polución la acorta en cerca de 3 años. Esta estimación varía según la parte del mundo dónde nos encontremos. En Asia del Este, donde está China, la esperanza de vida se vería reducida en 4 años. En Europa la contaminación produce una disminución de 2,2 años. Este problema produce enfermedades como infección del tracto respiratorio, epoc, o cáncer de pulmón. 

El estudio distingue entre 2 tipos de contaminación. La contaminación evitable, aquella generada por los humanos, y la inevitable, la que proceden de fuentes naturales. Los investigadores consideran que “el 66% de las muertes prematuras puede atribuirse a la polución causada por los humanos, principalmente por el uso de energías fósiles”. 

La conclusión de la investigación está clara: si la polución del aire disminuyese la esperanza aumentaría más de un año en todo el mundo. 

¿Es factible esa reducción de la contaminación? 

El cambio climático es uno de los mayores retos de nuestra era. Sin embargo, a día de hoy, no podemos reducir el acceso a la energía porque afectaría a la calidad de vida y al desarrollo económico de nuestras sociedades. En la actualidad, los combustibles fósiles comprenden el 80% de la demanda energética actual. En las últimas décadas se ha avanzado tanto en la tecnología que es posible la consecución de energías renovables y alternativas. Aún así siguen siendo muy limitadas y no podemos sustituir las energías fósiles por estas

Un artículo publicado por Scott Foster y David Elzinga ahonda en esta problemática. Los investigadores de la División de Energía Sostenible en la Comisión Económica para Europa alertan del peligro de diferenciar estos dos tipos de energía entre unas “buenas” y otras “malas”. No podemos prescindir de las energías fósiles ya que aún no existe alternativa. 

La eficiencia energética y las energías renovables a menudo se posicionan como las únicas soluciones para cumplir los objetivos y paliar las consecuencias del cambio climático. Pero no son suficientes. Los investigadores abogan por una visión más pragmática y ponen el foco en la tecnología que permite el secuestro de carbono. Esto produciría una reducción de las emisiones del 16% anual para 2050. Esta afirmación es compartida por el Fifth Assessment Synthesis Report, publicado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático. 

Las tecnologías alternativas que podrían sustituir las formas actuales de adquisición de energía aún no están disponibles. Por lo que la solución pasaría por una combinación de energías fósiles, energías renovables y la apuesta por la reducción de residuos de las mismas. 

Una solución global

La reducción de la contaminación y la consecución de los Objetivos del Clima está creando muchos problemas entre las diferentes partes enfrentadas. El gran reto que supone abordar la cuestión de las energías sostenibles requiere del compromiso del mayor número de estados posibles. El problema debe ser abordado desde todos los prismas existentes

Hay muchos países en vías de desarrollo que cuentan con importantes reservas de combustibles fósiles. Estos están decididos a explotarlos para mejorar la calidad de vida de su población y hacer progresar sus economías. Esta insistencia tendrá como consecuencias costes globales sobre el planeta y está provocando tensiones innecesarias. 

Los países desarrollados, por su parte, no podemos obligar a estos estados a no utilizar estos recursos. Nuestra calidad de vida y nuestro desarrollo económico se sustenta en la utilización de combustibles fósiles. Incluso a día de hoy, como comentamos anteriormente, seguimos dependiendo de ellos. 

Por ello es necesaria una visión pragmática de la situación. Como afirman los investigadores Foster y Elzinga “hay que animar a todos a usar un amplio espectro de los recursos que tiene a su disposición”. La combinación de la eficiencia energética, energías renovables y el uso sostenible de combustibles fósiles creará un enfoque más realista y equilibrado. Quizás de esta forma podamos reducir la contaminación en el planeta y en consecuencia, mejorar nuestra esperanza de vida. 

Comparte

Únete a nuestra Newsletter​

Recibe cada semana una selección de nuestras historias más inspiradoras.
Buscar

Contenidos

Colabora

Quiero Patrocinar

¡Buscamos Voluntarios!

Únete a nuestra Newsletter

Recibe cada semana una selección de nuestras historias más inspiradoras.