Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
shopping-venture-1827716_1280

Día Internacional de No Comprar Nada, una respuesta con conciencia al Black Friday

Las compras, los descuentos y el consumismo desmedido son la Santísima Trinidad del Black Friday (viernes negro).

Como cada año, las tiendas rebajan sus productos durante el último viernes de noviembre, dando el pistoletazo de salida a las compras navideñas pero, ¿Sabías que existe un movimiento en contraposición? El Día Mundial Sin Compras.


Esta campaña, creada hace más de 25 años, se fomenta cómo un desafío al frenesí consumista. Es decir, -con una perspectiva radicalmente diferente- es una alternativa reflexiva y consciente al Viernes Negro, que tiene lugar el mismo día.


El Black Friday, con sus anuncios tentadores y la promesa de ahorros significativos, puede nublar nuestra percepción de lo que realmente necesitamos. Las tiendas físicas y virtuales se convierten en campos de batalla, y los compradores, en soldados ansiosos de adquirir las mejores ofertas. Sin embargo, el Día Internacional de No Comprar Nada nos invita a dar un paso atrás y cuestionarnos: ¿Realmente necesitamos esto? ¿Son estas ofertas relámpago de verdad gangas?

Una iniciativa a la que se une la ecología

La esencia del Día Mundial Sin Compras va mas allá de la resistencia a las tentaciones del consumismo. Busca crear conciencia sobre la sobreproducción y el impacto ambiental de la fabricación desenfrenada. Cada producto tiene una cadena de producción que a menudo contribuye a la contaminación, la explotación laboral y la generación de residuos. Optar por no comprar nada durante un día puede parecer un gesto pequeño, pero simboliza un rechazo colectivo a un sistema que a menudo prioriza la cantidad sobre la calidad.

Fuente: Composición LR/Gerson Cardoso


Además, el Día Internacional de No Comprar Nada no solo aborda la dimensión ambiental, sino que también pone de relieve las cuestiones sociales relacionadas con el consumismo. Muchas veces, la producción masiva se traduce en condiciones laborales precarias y salarios injustos para los trabajadores en diferentes partes del mundo. Al optar por no comprar durante un día, los participantes envían un mensaje claro: están comprometidos a no ser cómplices de prácticas comerciales injustas.

El origen del Día Mundial Sin Compras

El Día sin Compras no es una campaña nueva, lo cierto es que tiene su origen en Vancouver, Canadá, en septiembre del año 1992. La jornada surgió como iniciativa de Ted Dave, un trabajador canadiense del mundo de la publicidad, cuya intención era hacer reflexionar a la población sobre su nivel de consumo.


Desde entonces, se celebra el cuarto viernes de noviembre, el día después a Acción de Gracias en Estados Unidos, siendo la propuesta contraria y consciente al viernes negro.

Green Day Vs Black Friday

Fuente: AP/Bob Edme

En contraste con el frenesí del Black Friday, existen otras propuestas -a demás el Día Mundial Sin Compras- como el Green Friday (viernes verde). Este movimiento llegó a España en 2015 y su intención no es paralizar las compras, sino fomentar un consumo responsable. Es por ello que, cuenta con el apoyo de representantes de la Unión Europea y de organizaciones reconocidas como WWF, dedicada a la defensa de la naturaleza y el medioambiente.

No compres por comprar

El Día Mundial Sin Compras fomenta experiencias más significativas. En lugar de acumular bienes materiales, se promueve la conexión con amigos y familiares, la exploración de actividades locales y la apreciación de lo que ya poseemos.

El enfrentamiento entre el Día Internacional de No Comprar Nada y el Black Friday representa una elección que cada individuo debe hacer. ¿Optamos por sumergirnos en el torbellino de ofertas y descuentos, o elegimos un enfoque más reflexivo hacia nuestras compras? La decisión recae en cada uno de nosotros.

Comparte

Buscar

Contenidos

Colabora

Quiero Patrocinar

¡Buscamos Voluntarios!

Únete a nuestra Newsletter

Recibe cada semana una selección de nuestras historias más inspiradoras.