Red Carpet for the premiere of

El cine también quiere ser verde

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on google

La industria del cine lucha por lograr una mayor conciencia dentro y fuera de la gran pantalla.

Foto: Sebastián Nogier

Aunque los festivales de cine han vuelto a alcanzar su máximo esplendor después de las limitaciones de las últimas ediciones, muchos regresaron con una visión más sustentable, tanto en la organización como en la puesta en escena, que incluye a la mítica alfombra roja.

El cuidado de nuestro planeta es una urgencia y una necesidad, y el cine, al igual que tantas industrias de gran impacto en el mundo, está luchando por lograr una mayor conciencia frente al calentamiento global.

El primer festival en adoptar medidas a favor del medio ambiente fue Sundance, que en el 2010 se asesoró con la organización EMA (Enviroment Media Association) y se convirtió en ejecutor de un nuevo modelo para lograr la intersección entre el mundo del entretenimiento y la comunidad ambiental. El propósito, que ya se ha replicado en otros festivales, es lograr un cambio real e inspirar a millones de personas de todo el mundo a llevar un estilo de vida sostenible, a utilizar su voz para ayudar a mejorar nuestro planeta, y a comunicar la necesidad de convertirnos en ciudadanos activos que luchan por minimizar la huella de carbono.

Red Carpet for the premiere of «Before Midnight» / Fuente: Thore Siebrands

El Festival de Cannes, el mayor evento cinematográfico del mundo y el más visitado, anunció para su edición número 75, algunas medidas para reducir su impacto medio ambiental.

Entre ellas, la desaparición del papel para todo tipo de folletos de prensa, que se redujo un 50 por ciento, incremento de un 60 por ciento en la utilización de coches híbridos o eléctricos y la eliminación de botellas de plástico de un solo uso, que han sustituido a las 22 mil que fueron contabilizadas hasta el año 2019.

Ni la icónica alfombra roja, símbolo universal de las antesalas más rutilantes del cine, se ha salvado de recortes y modificaciones a favor del medio ambiente. De hecho, antes de la pandemia se cambiaba varias veces al día, actualmente se mantiene la misma durante todo el certamen y luego se recicla para empresas manufactureras.

El Festival de San Sebastián, también ha emprendido su compromiso verde con el uso de acreditaciones biodegradables, establecimientos de punto de reciclajes, eliminación de papeletas para la votación del Premio del Público y el uso de alfombras rojas recicladas y reutilizadas como bolsas e incluso como prendas de vestir, como fue el caso del proyecto con la marca Lorean Mendian, ejemplo de economía circular y ecodiseño.

Que la industria del cine, además de regalarnos momentos de fantasía y diversión, sea una aliada para mejorar el mundo, es esperanzador.

Queda mucho trabajo por hacer y la mejor forma de contagiar a los demás sobre la importancia de cuidar nuestro entorno, comienza por nosotros mismos, estemos o no, bajo los fascinantes flashes de los paparazzi.

En Good4Good, apostamos por dejar huellas en las personas y no en el planeta, porque el show debe continuar…

Nathalia Manzo.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Lo más visto

Lo último

Mombasa-Kenia-1
1 - fin de la pobreza

Mombasa: Hacer visible lo invisible.

De los 50 millones de habitantes de Kenia, casi la mitad está representada por menores de 18 años y hay, aproximadamente, 3 millones de huérfanos. La ONG Voluntarios en Kenia nace en 2010 para ayudar a solucionar estos problemas y lograr que los niños tengan unas condiciones de vida dignas.

Leer Más >>