Portada Moda Sostenible G4G

La moda está cambiando gracias a la generación Z, te contamos por qué.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on google

La Generación Z está cambiando las reglas de la moda, transformando su activismo ambiental y social en hábitos de consumo que incorporan a su estilo de vida y se están haciendo oír cada vez con más fuerza.

La Generación Z son los nacidos entre mediados de los 90 y mediados de los 2000 y su compromiso ambiental se refleja en sus hábitos de consumo.

Encontrar un equilibrio entre consumir moda sustentable o marcas de manera consciente y consumir menos en general, para reducir la basura textil.

A día de hoy, ya están reescribiendo la moda desde un lugar más comunitario e inclusivo.

La clave está en pensar cada vez que vamos a comprar ropa

La Generación Z nos recuerda que el activismo también está en las acciones diarias y que llevarlas adelante amplifica el mensaje contagiando al resto.

No se trata únicamente de comprar ropa usada y con historia, sino también de darle una nueva vida a una prenda que ya tenían. Lo importante es reducir el consumo y lograr el menor impacto posible.

‘Me gusta vestirme sintiendo que expreso mis ideas a partir de lo que uso, con prendas que me identifican, y eso no se contradice con comprar cosas sin dañar el medioambiente. En los últimos años deje de comprar mucha ropa y cuando lo hago elijo ropa usada’, afirma Nicole Becker, activista juvenil por la justicia climática.

Reducir el consumo y conseguir el menor impacto posible

La consciencia que la Generación Z tiene sobre el impacto que sus acciones tienen en nuestro planeta los lleva a buscar la mejor alternativa que tengan a su alcance.

El DIY (hazlo tú mismo), el trueque o la compra de ropa de segunda mano son la regla.

Hay que exigir cambios a los líderes del mundo para que sus decisiones sean más sostenibles con nuestro planeta, con la certeza de que tienen – y tenemos – la capacidad de transformar el futuro.

De acuerdo a un estudio desarrollado por el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas y la Universidad de Oxford, el 69% de los adolescentes de todo el mundo creen que el cambio climático es una emergencia. 

Y quieren que el mundo lo sepa, y que las marcas comiencen a tomar acción para proteger su futuro y el de nuestro planeta.

Para los referentes de esta generación, la moda sustentable o comprar prendas de diseñadores sustentables todavía está fuera de su alcance, por eso recurren al vintage o a la ropa de segunda mano sin ningún tipo de prejuicio.

El fast-fashion tiene los días contados

Para ellos – y el resto de generaciones – consumir de la manera en que lo veníamos haciendo ya no es posible.

El fast-fashion (la moda rápida) no es una opción viable, y consumir moda sustentable por el simple hecho de comprar, tampoco se justifica. Así lo explica Nicole Becker cuando dice que:

“Hay un dato que tiene la ONU que dice que el 80% de las cosas que compramos no las usamos ni siquiera una vez. Eso me parece una locura. Y eso no se reemplaza por tener ropa sustentable. La clave está en pensar cada vez que vamos a comprar algo, si es algo que necesitamos y qué impacto de fondo tiene”

En Good4Good estamos seguros de que el camino hacia un futuro sostenible comienza con un consumo responsable, y adoptar un estilo de vida que evite el consumismo no sustentable que hoy prima en la sociedad.

Es un pequeño paso con el que se logrará impactar en el tiempo, de manera positiva, en la forma en que nos relacionamos con la moda, nuestro armario y nuestro planeta.

¿Sigues alguna de estas vías más sostenibles? ¿Te parece una buena solución?

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Lo más visto

Lo último