Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
El viejo roble Fuente: La vanguardia

“El viejo roble”, la (supuesta) última obra de Ken Loach

En lo que bien podría ser su última obra, el veterano director Ken Loach nos introduce
en un entorno emotivo y repleto de mensajes poderosos con ‘El viejo roble’.

El viejo roble, situado en un pueblo afectado por el declive económico, es el lugar de
reunión. TJ Ballantyne, su propietario, se aferra tenazmente al pub, pero su estabilidad
se ve amenazada con la llegada de refugiados sirios, desencadenando tensiones dentro
de la comunidad.

La película resalta la fragilidad de una sociedad afectada por la especulación
inmobiliaria y la desindustrialización. TJ se sorprende al ver cómo su amigo,
transformado en un votante xenófobo, evidencia cómo la sensación de impotencia
puede manifestarse culpando a los refugiados.

Fuente: Vértigo Films

Sinopsis

El viejo roble es un lugar especial. No solo es el único pub que queda en pie, es el único
sitio donde la gente puede encontrarse en una comunidad minera otrora próspera que
ahora vive tiempos duros tras 30 años de declive. TJ Ballantyne, el dueño, está decidido
a toda costa a no soltar el negocio, pero la posibilidad de aferrarse al lugar se reduce
incluso más cuando el pub se convierte en territorio disputado tras la llegada de
refugiados sirios al pueblo. TJ conoce a una siria y entre ambos va fraguándose una
insólita amistad.

¿Qué dice la crítica?

Según Independent, “El viejo Roble está lejos de ser la mejor obra de Loach. No es su
película más angustiosa, ni la más convincente desde el punto de vista narrativo o
político. Pero es el producto consciente de un artista que, desde su debut en 1967, Poor
Cow, se ha comprometido a pedir cuentas a los poderosos y a iluminar las historias que
prefieren que ignoremos.

El viejo Roble pertenece a una trilogía suelta de películas basadas en el noreste, junto a
I, Daniel Blake, de 2016, centrada en el sistema de prestaciones, y Sorry We Missed
You, de 2019, sobre la economía de gig. El viejo Roble está interpretada por actores no
profesionales que pueden hablar con una honestidad desgarradora, pero que también
luchan por llevar las exigencias más tradicionales del personaje y la narrativa.”
Por su parte, Fotogramas concluye en su crítica: “Hay en el veterano director un poso
de ¿ingenua? esperanza: la música y las canciones. Al difunto Terence Davies le habría
conmovido”.

A sus 87 años, Ken Loach afirma que esta es su última película. Solo podemos esperar
que sea tentado a salir de su retiro.
¡Hasta el próximo Día del Espectador!

Nathalia Manzo.

Comparte

Buscar

Contenidos

Colabora

Quiero Patrocinar

¡Buscamos Voluntarios!

Únete a nuestra Newsletter

Recibe cada semana una selección de nuestras historias más inspiradoras.