93979290_2938364986252625_1986106161727799296_n

¿Qué está pasando con las prisiones en Holanda?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on google

En los últimos años, Holanda ha reducido a tal grado su población carcelaria que está reconvirtiendo estos edificios en escuelas, hoteles, centros de refugiados o museos.

El hotel Het Arresthuis en Roermond, antiguamente una prisión, hasta 2007.

Las bajas tasas de pobreza, la seguridad social, la cultura poco materialista, y el carácter de la sociedad holandesa son factores que han demostrado funcionar frente a la delincuencia, siendo Holanda uno de los países con menos delincuencia de Europa, y a su vez, de los menos punitivos (solo alrededor de 30 personas cumplen allí un régimen de cadena perpetua).

En lo últimos años, se han cerrado hasta 23 cárceles en todo el país gracias a potentes programas de rehabilitación que favorecen que Holanda tenga la tercera tasa de encarcelamiento más baja de Europa (54,4 presos por cada 100.000 habitantes).

En contraposición con otros países como Reino Unido, que tiene un sistema penitenciario cada vez más duro, y que se sitúa como el país europeo que mayor cantidad de cadenas perpetuas reparte, en Holanda se han visto con un problema diferente. Incluso después de alquilar sus cárceles a países como Bélgica o Noruega, no tienen suficiente número de presos para llenar las cárceles. Entonces, “¿qué hacemos con las cárceles que sobran?”

La cárcel Koepelgevangenis, en Arnhem, hoy convertida en un centro cultural donde se realizan todo tipo de eventos .

Reutilizar grandes espacios penitenciarios con grandes posibilidades es la solución que han tenido los holandeses, renovando estos recintos y cambiándoles la cara donde ahora podemos encontrar museos, escuelas, hoteles, bibliotecas, lugares de exhibición, viviendas sociales o incluso playas artificiales. Infinidad de localizaciones y usos que evitan la construcción de nuevos edificios y que abogan por la reutilización y el “lavado de cara” de la historia.

A pesar de las grandes posibilidades que tienen estos edificios, aún hay población reacia al cierre de cárceles ¿Y tú, cómo ves esta iniciativa? ¿Lo ves una opción posible en otros lugares?

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Lo más visto

Los jóvenes también son un ejemplo de solidaridad

Durante la Pandemia global los jóvenes han sido tachados de irresponsbles, egoistas e incívicos de forma muy injusta. Los grandes ejemplos de insolidaridad no siempre vienen de los mismos y en todas partes cuecen habas. Los jóvenes logroñeses han dado una lección a toda España. Atentos, todos podemos aprender de ellos.

Lo último